¿Eres mayor de 18 años?

/Tragos

Vino navegado para disfrutar este invierno

Llega el invierno y los amantes del vino empiezan a inclinarse por los vinos tintos para acompañar los días fríos. A medida que la temperatura baja, los navegados se transforman también en una atractiva opción, especialmente para compartir con invitados.

Además de entregar calor, los navegados permiten jugar con distintas mezclas de sabores. Para aprovechar este atributo y no terminar con una combinación poco agradable, puedes seguir los consejos generales que compartimos en este artículo.

¿Qué vino usar en un navegado?

Al preparar un navegado hay que tener en cuenta que el vino se mezclará con otros sabores. Por esto, se recomienda usar vinos jóvenes, con notas frutales y no muy amaderadas. Las cepas Merlot y Syrah calzan perfecto con esta descripción.

Como el sabor del vino se combinará con el sabor fuerte de especias, no recomendamos usar cepas con notas delicadas, como por ejemplo el Pinot noir. Si lo haces, estas se perderán y no podrás saborear el vino en tu navegado.

Otro aspecto que debe considerar es que parte del alcohol se evaporará cuando calientes el vino. Si quieres que tu navegado tenga algo de alcohol, elige un vino con alta graduación alcohólica. De esta forma, terminarás con una preparación suave, pero con un toque de alcohol.

Especias y sabores para tu preparación

Los sabores tradicionales en un navegado son naranja, canela y clavo de olor. Sin embargo, existen muchas opciones que puedes mezclar para crear preparaciones novedosas.

El anís y la nuez moscada se usan frecuentemente para agregar sabores a esta preparación, por lo que son opciones seguras. Otros ingredientes no tan frecuentes que puedes combinar son jengibre, manzanas verdes, cáscaras de limones, cardamomo, peras, infusiones de té, hojas de hibiscus, salvia y laurel. También puedes probar con un toque de licor a tu gusto.

Elige unos dos o tres sabores principales y otros dos secundarios, así te aseguras de no mezclar demasiado.

Cuando hayas seleccionado tus ingredientes, te sugerimos ponerlos en un bolsa de gasa o un difusor de té para que no tengas que colarlos después. Esto es especialmente importante si usarás especias pequeñas o difíciles de ver, como los clavos de olor y el jengibre rallado.

Finalmente, puedes agregar un endulzante a gusto. Toma en cuenta que algunas opciones, como la miel y la estevia, agragarán sabor a tu mezcla, así es que si las usarás asegúrate de que vayan bien con los demás ingredientes.

Receta de vino navegado

Si lo tuyo no es experimentar con mezclas y prefieres seguir una receta, prueba esta sugerencia:

  • Una botella de Merlot
  • 1/2 manzana verde
  • 2 naranjas
  • 2 palos de canela
  • 3 clavos de olor
  • Miel a gusto

Corta las naranjas en rodajas y quítales las pepas para que no le den un toque amargo a tu trago. Luego, corta la manzana sin pelar en gajos finos. Pon la miel con la manzana y la canela en un olla y revuelve a fuego suave por solo un par de minutos.

Agrega un tercio del vino, los clavos de olor y las naranjas. Revuelve constantemente hasta que la mezcla se espese, entonces puedes cortar el fuego y agregar el resto del vino. Deja reposar la preparación en la olla tapada.