¿Eres mayor de 18 años?

/Vinos

Tipos de decantadores y cómo elegir el adecuado

Los decantadores cumplen varias funciones, pudiendo mejorar muchísimo la experiencia de disfrutar un vino. Además de pulir la presentación, estos contenedores pueden realzar los sabores y olores.

En una nota anterior explicamos cómo funcionan los decantadores, pero no hablamos sobre los distintos tipos que existen y cómo estos afectan la decantación.

En el mercado se ofrecen un gran variedad de formas y tamaños, las que se pueden clasificar en dos grandes grupos:

  • Aireadores: Estos decantadores de máxima oxigenación tienen una boca ancha y están diseñados para que el vino choque con las paredes y aumente así la cantidad de aire y se acelere el proceso. Este es el modelo más popular, ya que funcionan bien con muchos vinos, principalmente los reserva y gran reserva.
  • Mínima oxigenación: Tienen un boca estrecha y cuello delgado para dejar pasar poco aire. Están diseñados para que el vino se deslice por las paredes con una inclinación poco pronunciada, separándolo de los sedimentos que se acumulan en la botella. Son ideales para los vinos que han sido añejados por un largo tiempo.

Estos son los aspectos más importantes, ya que son los que realmente afectarán al vino. Muchos de los detalles adicionales en las variaciones tienen una función únicamente estética.

Decantadores según el tipo de vino

El tipo de tomes regularmente te indicará cuál es el mejor decantador para tu hogar. Estas son algunas sugerencias según el tipo de vino:

  • Vinos tintos con cuerpo: Usa un decantador de base ancha para los Cabernet Sauvignon y syrah.
  • Vinos tintos ligeros: Los Pinot Noir y Merlot se beneficiarán más de los decantadores de tamaño mediano y pequeño.
  • Vinos blancos y rosé: Sírvelos en un decantador pequeño enfriado para que mantengan la temperatura ideal.

Otra referencia está en la madurez del vino. Si te gustan los vinos jóvenes, lo mejor es usar un decantador con ancho, con un base extensa horizontalmente para acelerar la oxigenación. Para los vinos maduros, en cambio, los decantadores estrechos de cuello fino son ideales.

Por último, prefiere los decantadores sin decoraciones que no te permitan ver bien el vino o formas complejas que lo hagan difícil de limpiar. Además, asegúrate de que puedas sostenerlo cómodamente para evitar accidentes.