¿Eres mayor de 18 años?

/Vino para Todos

#MARTESMATEOS: Drink Green: orgánicos y sustentables

Por Rocío Marchant @rociomarchantz

¡Hola Winelovers! Hoy queremos dilucidar dudas respecto a la forma de producir vino de manera más amigable con el medioambiente. Porque a nivel mundial, cada vez son más las bodegas que trabajan vinos con estilos que van por un camino diferente a la elaboración tradicional, superando incluso la idea de una moda o una tendencia de nicho: aquí el objetivo es producir vinos que sean sanos tanto para el medioambiente como para nuestro organismo.


Hay varias medidas que viñas chilenas y de otros países han implementado para producir un menor impacto medioambiental, reduciendo la huella de carbono, mejorando el uso y manejo del agua o agregando prácticas ecológicas en el manejo del viñedo. De hecho, en Chile contamos con una de las certificaciones más completas respecto a la producción de vinos: El Código de Sustentabilidad de Vinos de Chile, que implica que las viñas deben cumplir con un manejo sustentable a nivel de viñedos, bodegas y responsabilidad social para poder obtener la certificación.

Además de la producción sustentable, también hay otro tipo de certificaciones o denominaciones, como los vinos orgánicos, vinos biodinámicos y vinos naturales, y pese a que existe mucho interés y están cada vez más en auge, muchos todavía no saben las diferencias entre uno y otro
Y como por algo hay que comenzar, esta semana revisaremos un poco la agricultura orgánica y sus principales características:

La vitivinicultura orgánica es una de las grandes tendencias del momento en lo que respecta a vinos. Estos tintos y blancos nacen de una agricultura respetuosa con el medioambiente, de procesos que dan continuidad al equilibrio natural, y de prácticas culturales y técnicas que garantizan totalmente la calidad, y seducen cada vez más a los amantes del vino.

  • Abordar la agricultura y la enología de manera orgánica contiene un mensaje a largo plazo: el respeto por la tierra, el cuidado de lo que consumimos y una búsqueda incansable por la expresión genuina del terruño.
  • Por lo anterior, implica la aplicación de un conjunto de técnicas respetuosas del medioambiente que, a través del uso racional de los recursos naturales y evitando el empleo de sustancias provenientes de la industria química u otras de efecto tóxico, mantenga o incremente la diversidad biológica y la fertilidad del suelo. Para ello se reemplaza el uso de fertilizantes, herbicidas y pesticidas por productos de origen orgánico que cumplen sus mismas funciones de manera natural.
  • Además, se preocupa de gestionar la biodiversidad en la tierra
  • Existen empresas certificadoras que se encargan de revisar rigurosamente el cumplimiento de las normas y reglas medioambientales en las empresas que quieran certificarse, pero esta certificación muchas veces tiene asociado un costo monetario. Por este motivo hay muchas viñas familiares que producen de forma orgánica, pero sin una certificación que lo acredite de por medio.

A grandes rasgos, estas son las principales características de la producción orgánica de vinos. Y si se están preguntando si en Chile hay viñas orgánicas, la respuesta es un gran Sí. De hecho, LA VIÑA ORGÁNICA MAS GRANDE DEL MUNDO ES CHILENA: Emiliana.

Además, y nombrando sólo algunas, tenemos a Matetic, Cono Sur, Odfjell y Veramonte, y una gran cantidad de etiquetas de viñas que tienen líneas de producción orgánicas, como Las Mulas de Miguel Torres, la Línea Orgánica de San Pedro-Tarapacá, y varias otras que tienen etiquetas 100% destinadas a vinos orgánicos.

Así es que Drink Green Winelovers, apreciemos este tipo de iniciativas de las viñas, y atrevámonos a probar nuevas etiquetas y nuevos vinos.

¡Salud para todos y todas!