¿Eres mayor de 18 años?

/Maridaje

¡Maridaje navegado, abrigado, o endieciochado!

Por Nos Gusta El Vino

¡Hola amigos del vino y la buena mesa! Hoy nos vamos a enfocar en un maridaje que va bien con el invierno y esos días de frío que todavía podemos tener. Como les hemos comentado bastante, el maridaje es importante entre vino y comidas, pero también es fundamental que la instancia vaya acorde a ambos productos porque, ¿se imaginan la diferencia entre disfrutar un ceviche con una copa de vino blanco fresco, mirando el mar, versus la misma combinación, muertos de frío, en una azotea en pleno invierno? ¿Ven el punto de que la experiencia es un todo?

Entonces, aprovechemos el último mes de invierno, ¡y cómo no imaginarnos calentitos, con una copa de Navegado y unas ricas sopaipillas que reconfortan el alma y el corazón?

¿Mejor panorama invernal, o mejor panorama invernal?

Comencemos por repasar la receta del Navegado: 1 botella de Merlot, ½ manzana verde, 2 naranjas, 2 palos de canela, 3 clavos de olor y miel a gusto.
Corta las naranjas en rodajas y quítales las pepas para que no den un toque amargo. Corta la manzana sin pelar en gajos finos, y ponla junto con la miel y la canela en una olla. Revuelve a fuego suave por un par de minutos. Agrega 1/3 del vino, los clavos de olor y las naranjas, y sigue revolviendo constantemente hasta que espese. Corta el fuego y agrega el resto del vino. Deja reposar en la olla tapada hasta el momento de servir, ¡y acompañar con sopaipillas!

Acá está la receta clásica de sopaipillas: 125 g de zapallo molido (asado o cocido al vapor previamente), 250 g de harina, 60 g de manteca de cerdo, 1 cucharada sopera de polvos de hornear, aceite para freír. Tamiza la harina junto con los polvos; funde la manteca y deja enfriar. En un recipiente profundo formar un volcán con la harina, agregar la manteca derretida y mezclar bien. Incorporar el puré de zapallo y amasar. Calienta abundante aceite en una sartén. Estira la masa hasta dejarla de ½ centímetro de grosor (o menos), corta con un vaso y empieza a freír. Cuando las saques déjalas sobre papel absorbente para quitar el exceso de aceite.

Y la elección final: ¿Preparamos pebre o las hacemos pasadas? Ahí ya es cosa de gustos y de cómo se imaginan el panorama, si pre-dieciochero (porque tenemos una cuenta regresiva sicológica) o bien de pre-despedida del invierno.

 

Eso es por esta semana, ¡salud y saludos a todas y todos, y compartan sus fotos de navegado y nos etiquetan para verlos!