¿Eres mayor de 18 años?

/Maridaje

Los 29 de cada mes, ¡ñoqui y vino!

Por Nos Gusta El Vino

Este sábado es 29, por lo que este maridaje está dedicado a uno de los platos preferidos de muchos amantes de la cocina italiana: ¡los amados, redonditos y exquisitos NOQUIS!
La historia de esta tradición se remonta al siglo VIII. Según cuentan, un joven médico nómada viajaba curando a los enfermos y ayudando a los pobres por toda Italia. En una de esas peregrinaciones le pidió a una familia si serían tan amables de hacerle un lugar en su mesa e invitarlo a comer. A modo de agradecimiento, les dijo “un año de pesca y cosechas excelentes”. Por supuesto que la profecía se cumplió. Y como se cumplió el deseo, y el plato que le sirvieron fue de ñoquis, se tomó como tradición para que no falte comida ni prosperidad en los tiempos venideros. ¡De ahí la costumbre de comer cada día 29 ñoquis!
Tenemos la excusa, tenemos el plato, ahora veamos que salsa va bien con cada vino, ¿no?

PENSEMOS EN LOS COLORES DEL PLATO
Así es: colores crema o claros van con vinos blancos o rosé, y salsas rojas con vinos tintos… ¡Los matices y la intensidad de las salsas nos van a guiar en el detalle de las cepas!
Pensemos, por ejemplo, en ñoquis con salsa cuatro quesos, Capresse o simplemente con un pesto. O unos increíbles ñoquis con pesto y queso de cabra… En estos casos lo ideal es acompañar con un vino blanco ligero, fresco y aromático, como Sauvignon Blanc o Riesling. Ahora, si agregamos un grado de complejidad al plato, o bien si tiene un carácter más fuerte (salmón o tomates deshidratados, por ejemplo), iría increíble testear un Rosé o un blanco con cuerpo y guarda en barrica, para equilibrar esa intensidad.

A medida que incrementamos color, sabor y texturas, necesitamos vinos con cuerpo, envolventes, de taninos firmes. Así, ya empezaremos a pensar en un Carmenere o Garnacha, ambas cepas con gran expresión de fruta, taninos redondos y frescos a la vez, de estilo moderno. ¿Con qué los acompañamos? Con ñoquis que tengan salsas rojas, tomates, pimentones y una carne simple, tipo boloñesa.

Cuando aumenta potencia de la salsa, su concentración y la carne escogida, vamos a ir prefiriendo vinos más corpulentos, como un Cabernet Sauvignon. Un Ensamblaje también podría andar bien dependiendo de las cepas (Cabernet Sauvignon, Merlot, Cabernet Franc, son variedades que suelen ir mezcladas y que tienen el mismo perfil en potencia). Otro tip es que si a la salsa le ponemos un poco de vino, intentemos seguir con el mismo vino o con la misma cepa al momento de llevar el vino a la copa.
Listo, ¡se armó el panorama para el sábado, y acuérdense de poner el billetito debajo del plato!!!