¿Eres mayor de 18 años?

/Aire libre

Descubriendo el Enoturismo en Chile

El principal desafío del enoturismo en Chile es posicionar al país como un referente del turismo vitivinícola sustentable y ofrecer a los visitantes experiencias inolvidables.

La buena noticia es que este desafío parece no estar muy lejano, ya que nuestro país cuenta con enormes ventajas.

Los fértiles valles de la zona central de Chile y la gran riqueza de nuestro clima nos posicionan como uno de los principales países productores de vino a nivel mundial. Gracias a esto, podemos elegir entre saborear la influencia de la costa marítima de Casablanca, en una refrescante copa de Chardonnay, o vivir en carne propia la intensidad y firmeza de un Cabernet Sauvignon, oriundo del Maipo.

El inicio del enoturismo

Porque el amor hacia el vino no termina en una copa, muchos winelover están disfrutando experiencias donde la gastronomía, el contacto con la naturaleza y las catas son las actividades de oro.

Es así como nace el enoturismo, una actividad enfocada en resaltar las bondades gastronómicas y culturales que rodean al vino. A través de ella, los turistas se trasladan a las viñas más importantes del país para recorrer sus viñedos, conocer sus procesos productivos, relajarse entre la abundante vegetación autóctona, comprar las mejores cepas y hasta alojarse. Sin duda, una experiencia única que no te puedes perder.

Hoy, existen en Chile 93 viñas abiertas al enoturismo. Recorridos por bici-rutas amigables, catas con sommeliers y perfectos maridajes, preparados con lo mejor de la gastronomía chilena, son sólo algunas de las entretenidas actividades que prometen.