¿Eres mayor de 18 años?

/Vinos

Decantadores de vino: Cómo funcionan y cuándo usarlos

La degustación envuelve mucho más que el gusto. Texturas, olores y colores se combinan en una misma experiencia al probar un buen vino. Los decantadores son una herramienta para resaltar estos aspectos.

La decantación consiste en pasar vino de una botella a otra para separar los sedimentos y airear. Con el tiempo, los pigmentos y los componentes que le dan la acidez al vino (taninos) se juntan y forman una sustancia que puede agregar un sabor amargo y textura arenosa. Estos sedimentos se pueden remover para disfrutar al máximo el vino. Además, al mezclarse con el aire, los aromas y sabores se refrescan y realzan.

Cómo decantar un vino

Si tienes un vino especial que quieres disfrutar en todo su esplendor, sigue estos pasos para decantarlo:

  1. Si tenías la botella guardada de costado, deberás ponerla de pie el día anterior para que los sedimentos se vayan al fondo.
  2. Abre el vino y prepara tu decantador para ser llenado. La capacidad del decantador debe superar al volumen de la botella, ya que necesitarás vaciar todo el vino y dejar espacio libre para el aire.
  3. Vacía el vino dentro del decantador lentamente, tratando de mantener una velocidad constante, sin interrupciones.
  4. Detente cuando el vino se esté acabando y veas sedimentos acercándose al cuello de la botella.
  5. Si notas que el vino empieza a ponerse opaco, para en ese momento. Esto ocurre cuando los sedimentos son muy finos y difíciles de ver.
  6. El vino que quede en el decantador estará listo para servir.

Algunas personas opinan que el vino sabe mejor si se deja descansar 15 o 20 minutos después de ser decantado. Esto dependerá del tipo de vino y de tu gusto personal.

Vinos que necesitan ser decantados

El proceso de decantación muchas veces se asocia a vinos tintos añejados, ya que estos generalmente tienen más sedimentos. Sin embargo, el aire que introduce la decantación también puede beneficiar a vinos tintos jóvenes e incluso a algunos vinos blancos de alta calidad.

Puntualmente, los Cabernet Sauvignon y Syrah pueden mejorar mucho con la decantación porque tienen una alta acidez. Como tienen menos taninos, la mayoría de los vinos blancos jóvenes no se benefician tanto de este proceso.

¿Y los espumantes? En algunas partes se ha convertido en tendencia decantar estos vinos para suavizar la intensidad de las burbujas.

Finalmente, todo dependerá de tu gusto. Experimenta con tus vinos favoritos para ver la diferencia.