¿Eres mayor de 18 años?

¡CALENTANDO MOTORES PARA EL DÍA DEL CABERNET SAUVIGNON!

Por Rocío Marchant @rociomarchantz

¡Se viene, se viene! El próximo domingo 30 de agosto se celebra el DÍA INTERNACIONAL DEL CABERNET SAUVIGNON, cepa insigne de nuestro país. Si les faltan motivos para adorar esta cepa, les vamos a dejar algunos datos para terminar de convencerse y festejar con una copa de un buen Cabernet Sauvignon en la mano.

POR QUÉ CELEBRAR:

Foto: Viña Santa Rita, Valle del Maipo

  • Porque es conocido como el Rey. Es una variedad tan noble que se adapta a diferentes tipos de clima, por lo que se ha transformado en la variedad más popular around the World.

Foto: Wine Folly

  • Es la variedad más plantada del mundo. ¡Y la más popular de todas! En Chile también es la cepa más plantada, y nos ha dado fama mundial por su calidad y por el excelente clima que poseemos para su cultivo.
  • Envejece bien. El paso del tiempo deja buenas cosas, y por el Cabernet Sauvignon mejores cosas aún, porque por ser una cepa tan potente, con el tiempo estos vinos se vuelven más equilibrados y con aromas increíbles.

Foto: Viña Haras de Pirque, Valle del Maipo

  • El Valle del Maipo es su segunda cuna. Gran parte de la fama mundial de Chile como productor de Cabernet Sauvignon de renombre provienen de este emblemático valle cercano a Santiago.
  • Perfecta para mezclarse. Dado que este vino tiene cuerpo sólido y taninos firmes, es una variedad muy utilizada para blends. Son perfectos para elaborar mezclas con Malbec, Merlot, Syrah o Carmenere.
  • Take a walk on the wild side. Se dice que la palabra «sauvignon» puede venir del francés sauvage, que se traduce como “salvaje”, y que actualmente hace pensar que se trataba de una uva tan noble que crecía salvaje y libre en Francia.

¿Y ustedes? ¿Tienen su Cabernet Sauvignon regalón? Partieron a comprarlo y compartir el dato en los comentarios. Y como este sábado cae 29, tienen doble oportunidad de descorchar un rico Cabernet Sauvignon, ¡para acompañar los ñoquis del 29! Alisten su billetito para ponerlo bajo el plato, ¡y que nunca falte el Cabernet ni motivo para celebrar en sus mesas!