¿Eres mayor de 18 años?

Consumo Responsable

Conviértete en un consumidor responsable de vino con estos consejos

 

Podríamos hablar horas sobre el vino, pues sus bondades son innumerables.

Por mencionar algunas, el consumo moderado del vino disminuye el riesgo de mortalidad por cardiopatías a la mitad, mejora el flujo sanguíneo y potencia los sabores de las comidas. Además, el vino nos permite preparar tragos exquisitos, está presente en las mejores reuniones de amigos y goza de un sabor riquísimo, entre muchas otras virtudes.

Sin embargo, cuando recurrimos a los excesos, muchas veces caemos en el error de transformar lo bueno en algo no tan bueno o inclusive en algo desastroso. Y tal como decían nuestros padres, “todo en exceso hace mal”.

Por eso, la recomendación es clara: toma vino con responsabilidad. A continuación, te damos algunos consejos para eso:

  • Cuando tomes vino, olvídate del volante

Beber alcohol, aunque sea en mínimas cantidades, altera las capacidades cognitivas, disminuyendo nuestra atención y haciendo que nuestro cuerpo responda mucho más lento a las señales externas. No por nada, el consumo de alcohol es la principal causa de los accidentes de tránsito.

  • Siempre que tomes vino, acompáñalo de una rica comida

Esto no sólo evitará posibles malestares físicos y nocivos (como embriaguez, dolor de estómago, nauseas o jaquecas) sino que además te permitirá experimentar un mundo de sabores. En nuestro menú de recetas podrás encontrar las mejores preparaciones para acompañar tus cepas favoritas.

  • No permitas que un menor de edad tome vino

Los menores de 18 no pueden beber ningún tipo de alcohol, ya que no están preparados ni física ni psicológicamente para tolerar sus efectos. Además, la legislación chilena lo prohíbe. Por lo tanto, tu deber como adulto es no permitir que un menor consuma vino u otro tipo de alcoholes. Si respetas esto, estarás protegiendo su salud y evitarás posibles riesgos.

  • No bebas si estás embarazada o en proceso de lactancia

Esto podría traer graves consecuencias a tu salud y a la de tu lactante. Por lo tanto, evita drásticamente el consumo durante esta etapa.

  • Si notas que un amigo está bebiendo en exceso, ¡aconséjalo!

El vino es para disfrutar momentos placenteros y alegres. Si ves que un amigo o conocido esta excediendo sus límites intenta hablar con él y aconsejarlo. Todos debemos involucrarnos en el consumo responsable del vino y evitar que una experiencia tan grata, como disfrutar de una buena copa, se convierta en algo negativo.

  • Y por último, ¡recicla!

El planeta necesita de nuestra ayuda. Contribuyamos a su cuidado con acciones tan simples como reciclar las botellas que ya hemos usado.

Hoy en día la mayoría de las comunas disponen de áreas de reciclaje y el vidrio, propio de las botellas de vino, es uno de los materiales con mayor capacidad de reutilización. ¡Anímate y ponte en marcha con el reciclaje!

El consumo responsable es asunto de todos. Contribuye tú también con estos simples consejos y no permitamos que el vino forme parte de malas experiencias.